De 1950 a 1970 Don Porfirio Chagoya Hernández enfocó la distribución de su auténtico mezcal en la región del Istmo de Tehuantepec, Oaxaca. Fue ahí donde cautivado por la belleza y naturalidad de La Tehuana, mujer nativa de esta región, creo un mezcal que representaría los trajes vivos que vestían estas mujeres zapotecas.

El mezcal toma como inspiración los olanes de encaje, terciopelos y flores bordadas con hilos coloridos que asemejan a este imponente vestuario oaxaqueño. La Tehuana se convirtió en un ideal para Don Porfirio, una musa inspiradora que lo acompaño en la búsqueda de un origen autóctono, de sus raíces y de su lugar específico en el momento.

¡Tehuana, porfavor!

Mándanos un mensaje y adquiere Tehuana