Oaxaca se encontraba dominada por un grupo de nobles indígenas pertenecientes a las culturas zapoteca y mixteca. El Rey Cocijoeza, soberano de la ciudad de Zaachila, tuvo una hija a la que se le otorgó el nombre de Donají, que quiere decir “Alma grande”. Los Mixtecos y Zapotecos se enfrentaron. Los Mixtecos sacrificaron a la princesa Donají cerca del río Atoyac, lugar donde fue sepultada.

Se dice que al momento de encontrar su cuerpo este se encontraba en perfecto estado y que de su cabeza había nacido un lirio silvestre que de inmediato se convirtió en símbolo del pueblo zapoteco.

¡Donají, porfavor!

Mándanos un mensaje y adquiere Donají